martes, 26 de enero de 2010

El anillo que está en mi mano.

De vez en cuando encuentras algo que no es excesivamente valioso,
ni grande, ni un regalo. y sin saber ¿por qué? ni ¿desde cuándo? sabes que 
forma parte de tí, que quiere transmitir un recuerdo olvidado.
No encuentras el motivo, no conoces el legado pero te desconcierta mirarlo.
Al mismo tiempo te de paz y buscas  en el pasado, despierta tu curiosidad y no te deja atraparlo.
Hay un misterio oculto que esppera ser desvelado.
Te atrapa un sentimiento dormido que quiere ser despertado.

Es un anillo que está en mi mano, como un ojo abierto que me está mirando.