domingo, 21 de agosto de 2011

El Papa visita Somalia

 En primer lugar , pido disculpas por tomar prestadas algunas imagenes que solo con pedirmelo quitaré sin rechistar.


Somalia se muere de hambre y nosotros celebramos la llega del gran pontífice con ordas de religiosas felices haciendo la ola .




                                                                  Un
poquito de oración, se hacen unos bizcochos y unas yemitas para la ocasión y ale, nos vamos a Madrid a romper la clausura y disfrutar con el resto de la juventud cristiana de unos días de vacaciones a precio de ganga.

Y ¿Quién se acuerda de Somalía y del hambre que allí pasan?

Unos  cuantos de miles de indignados que protestan en las calles y de paso reciben algunos palos de una policía que entre todos pagamos y más , estos días para protección del Papazo.

Y, este,  mientras tanto, almorzando a cuerpo de rey con unos cuantos que seguro tampoco han pensado  en hacer un poquito de esfuerzo y ahorrar en gastos para paliar un mínimamente el hambre en el cuerno de África y pasar por alto la vocación religiosa.
Ya con la que tienen ellos es suficiente.
Más vocación de esta, seguro que hay en Somalia y no esperan que le pongan mantel en la mesa.

Muchos y muchas estarán rezando para que si les llegan ayudas , no se escape ninguna TV en la que puedan
ver lo que aquí hacemos para buscar religiosos que vayan a evangelizarlos y enseñarles a poner la otra mejilla.
¿Por qué cuantas madres cristianas, de las que tienen familia numerosa y no están a favor del aborto y el uso del preservativo, que educan a sus hijos en las mejores Universidades y solo les llevan a la sanidad privada,seguirían siendo tan católicas y tan cristianas en estas circunstancias?